Fundación Enlaces

 

¿Que Hacemos con las PILAS?

Autores: Ing. C. Alejandro Falcó, y Lic. Luis P. de la Fuente

Esta es una pregunta reiterada, que normalmente no encuentra respuestas completas y satisfactorias para la mayoría de la gente…  ¿Qué hago?, ¿las acumulo o las tiro?, ¿donde?, ¿y después que hacen con ellas?…  estas y otras tantas preguntas relacionadas se la hace tanto la gente común, como algunos estados y empresas…

Para intentar respondernos correcta y completamente a estas preguntas, tendríamos que reformularlas un poco, y contextualizar algunas cosas…

En principio, y evitando dar explicaciones técnicas tediosas  acerca de “¿Qué es una pila[1]?”, en este artículo nos limitaremos a pensar en las pilas como uno de los tantos elementos de consumo masivo, que, cuando finalizan su vida útil, se transforman en Residuos Peligrosos, que los generamos todos en nuestro proceso de “vivir”, …y pensaremos entonces: ¿Qué hacemos con los residuos Peligrosos con los que convivimos en casa todos los días? (ver mas abajo la lista de ejemplos de productos peligrosos del hogar).

Ejemplos de productos peligrosos del hogarEntonces, para preservar al ambiente y a nuestra salud del riesgo de contaminación (que en definitiva es lo que encierra nuestra pregunta), a nivel individual, los objetivos a cumplir serían: “Reducir la cantidad de residuos que generamos” (como las pilas), y “mejorar nuestra huella” actuando positivamente en todo lo que nos corresponda intervenir en el marco de los circuitos de Gestión Integral de Residuos Sólidos (GIRS) (Peligrosos) que existan en donde vivimos, (o que existirán en poco tiempo, con el ritmo del natural proceso de desarrollo de nuestras comunidades[2], …Hay muchas formas de hacer bien esto, y todos sabemos de la muchas formas de hacerlo mal… pero se llega)

Aparece otro  problema para contestar la pregunta del título… ¿nos preguntamos qué puedo hacer yo,  ¡ahora! ,  ¡en este momento!, ¡con la bolsa de pilas que se me juntaron!, sin tener ningún circuito de reciclado o tratamiento existente?… ¿o nos preguntamos sobre cuales acciones “deberían ser las adecuadas”?.

Trataremos en éste breve artículo de dar ejemplos para los 2 tipos de respuesta, pero insistimos en el carácter de “precarias” de algunas acciones paliativas para “salvar situaciones de urgencia”

Proponemos pensar las respuestas, usando el siguiente criterio metodológico, que consiste en establecer este conocido orden de Jerarquías para las diferentes acciones posibles de realizar, que nos dan un orden de prioridad para pensar ideas que nos ayuden a cumplir con nuestros objetivos:

1º. PREVENCIÓN   (PRECICLADO)

2º. REDUCCIÓN EN ORIGEN

3º. REUSOS y RECICLADOS

4º. TRANSFORMACIONES y TRATAMIENTOS

5º. DISPOSICIÓN FINAL SEGURA y ADECUADA.

Tendríamos que recorrer todo el ciclo de vida de las pilas ( o ídem para otros Residuos Peligrosos. ver tabla),  pensando desde el  diseño,  la Fabricación y el empaque,  las ventas y distribución,   el propio  Uso y consumo,  hasta la recolección y la GIRS  incluyendo disposición final… y en cada eslabón preguntarnos: ¿qué podemos hacer para reducir la generación y el impacto de  los residuos?, pensando en el orden de prioridades anterior…

Así entonces, después de tanta cháchara contextualizadora, volvamos a la pregunta de origen:

¿Qué hago con las pilas?

Para empezar pensando a  nivel individual, como personas consumidoras, apliquemos la jerarquía de acciones anterior, y empecemos por la prevención, (preciclado), así entonces podemos decir, sin el menor lugar a dudas, que el residuo mejor gestionado, es aquel que nunca existió, y esto es un poder exclusivo del consumidor final, ergo el generador.  Nosotros logramos esto cuando pensamos en reducir la cantidad de pilas que consumimos, por ejemplo, evitando comprar “determinados juguetes” o cualquier otro electrónico portátil que requiere pilas, por ej. usando transformadores, o evitando un consumo superfluo …          Ahora bien, hay algunas pilas que sigo necesitando, como la de algunos controles remotos, etc… y así entonces  ¡yo seguiré con la bolsita de pilas agotadas que voy juntando por que no quiero contaminar el ambiente…!     …entonces pensemos ahora en la reducción en origen, por ejemplo, en generar menor cantidad en el tiempo, y entonces podríamos usar pilas recargables[3]… y así reduciremos bastante el numero de pilas … pero hay algo más que podemos hacer!!!…  podemos aprender  a cargar mejor las pilas para que tengan mucha mas vida útil!, (evitando achicar el ciclo de histéresis)… lo que tenemos que evitar es poner a cargar cualquier pila o batería (incluso los celulares), si todavía le queda algo de carga (por poca que sea),  entonces: antes de poner a recargar cualquier pila o batería recargable, asegurarse primero que está totalmente descargada ! (de ser necesario, forzar la descarga total antes de poner a recargar)… interesante!, …pero ¡yo sigo con la bolsita de pilas, mas chiquita, pero me sigue molestando!…    OK, Pensemos entonces en llevarlas a circuitos de reciclado o reprocesado, y acá nos aparece el problema de que dependemos de la preexistencia de estos circuitos, y lamentablemente todavía no existen en la gran mayoría de las ciudades… así que ¿Yo seguiré con la bolsita?… y ya me vuelvo impaciente, y la quiero tirar a la bolsa de basura… Esto es lo que habitualmente sucede[4]…    Haremos entonces algunas sugerencias paliativas para esta situación:

  • Almacenar las pilas dentro de botellas plásticas recicladas (las de bebidas de 500ml), NO-biodegradable, bien secas, , que puedan ser tapadas correctamente (como las fotos).
  • no usar botellas grandes, sino las “chicas” (mas resistencia y menor acumulación)
  • Cuando se llene la botella, opcionalmente, la pueden rellenar de cemento o solo con arena, para mejorar su resistencia (así por ejemplo, cuando una topadora voltee residuos, no la rompa).
  • Antes de tirarla, colocar muy bien la tapa, y darse la maña para “sellarla bien”, por ejemplo, poniendo adhesivo. Luego de esto, la dispondremos con el resto de los residuos existentes en la ciudad.

De esta manera, estamos inmovilizando y encapsulando las pilas, y con ellas, todos los componentes peligrosos que contengan, evitando así que eventualmente lixivien[5] entre otros residuos, (previniendo incluso que lixivie al suelo, si es que en nuestra ciudad todavía se dispone inadecuadamente en basurales a cielo abierto,  como sucede en miles de lugares de Latinoamérica)          … pero claro, que si se arma de paciencia y tolerancia, esperando el tiempo que a su comunidad le demande tener resuelto éste tema, y se guarda la botella en algún rinconcito de su casa, va a tener su problema individual razonablemente controlado,   …Pensemos que del mismo modo que nos sucedía en la época en que no teníamos agua corriente[6], o que no había sistema de cloacas, ahora también nos parece que estos tiempos son demasiado largos, y nos quejamos,… y seguramente tengamos razón, visto desde donde lo miramos… , pero evidentemente las cosas llevan su tiempo… y su esfuerzo, …tal como el que realizaban nuestros abuelos cuando iban a buscar el agua.    Quizás lo que también nos incomode,  es pensar que sabemos que se podría hacer de otra manera, y podríamos vivir mejor (ambiente incluido), sin basurales, sin contaminación, sin predación, sin egoísmos,… , con respeto, con igualdad, con alegría,…,   y no lo hacemos…  otra vez pareciéndose a cuando teníamos que ir a buscar el agua, o la peste bubónica del medioevo…. o…

Digamos que tenemos resuelto temporalmente el problema con estos paliativos, y ahora continuemos pensando metodológicamente como dijimos antes, y empecemos por analizar la etapa del diseño de las pilas,  … en ésta etapa, tanto los productores, como la ciencia, y los estados que regulan y controlan, trabajan en el desarrollo de nuevas tecnologías y formas de producción de pilas, con un razonable sentido de progresividad, y siempre respetando los límites de los “inadmisibles para el ambiente, la salud y el desarrollo social”, priorizando el uso de materias primas renovables, y buscando alternativas menos contaminantes, pensando ya desde el diseño en facilitar y promover el reciclaje y reutilización, y ya pensado su tratamiento y disposición, buscando, por ejemplo, colocar en el mercado a buen costo y calidad, alternativas de pilas recargables, que por ley del mercado desplace las alternativas contaminantes, o por leyes del estado…  Debemos pensar en la etapa del diseño de cualquier producto, en general, en concebirlo pensando simultáneamente también, la manera de tener controlado los residuos que se generarán, y pensar en todo impacto ambiental y social que podría generar a lo largo de todo su ciclo de vida, o sea, debería pensarse que diseñar un producto debe implicar pensar y diseñar todo su ciclo de vida.

Para lograr la reducción de la generación en origen del descarte de pilas, los actores principales somos nosotros mismos, y nuestras familias, con los que compartimos nuestra propia dinámica de generación de residuos.  Y aquí nos caben los comentarios que mencionamos en párrafo anterior.    Pero acá también aparecen otros actores, por que la reducción en origen requiere sustancialmente de la Educación Ambiental de la comunidad, sostenida, como política de estado, y es el estado, las instituciones educativas y otras instituciones y organizaciones las que cumplen roles importantes en esta parte de “la película”…

Ya nos introdujimos en la importancia de nuestra participación proactiva en los circuitos de reciclado de las pilas (y otros circuitos de otros residuos peligrosos), pero naturalmente el actor principal en éste acto de “la comedia del desarrollo”, es el Estado, que es el que debe garantizar al ciudadano un ambiente sano (Art. 41 de la Constitución Argentina, etc…), y para garantizar un ambiente sano, debe regular y promover, y si es preciso, construir integralmente, circuitos de reciclado de los residuos peligrosos que generan los productos que se comercializan en el mercado, por la autorización del propio estado (caso contrario ¿No deberíamos empezar a incorporar la practica de evitar que ingresen al mercado este tipo de productos hasta que estén dadas las garantías?). Lógicamente las empresas productoras de pilas y quienes las comercializan cumplen varias funciones importantes en estos circuitos…

Hablar de las Transformaciones y Tratamientos, así como la Disposición Final Segura y Adecuada que debe dársele a las Pilas como residuos peligrosos, implica ingresar un poco en algunas definiciones legales y tecnológicas, sin olvidar las reglas actuales del mercado, que hacen que se sigan justificando algunas decisiones (de NO hacer) basándose en la falta de viabilidad económica de estos proyectos, en lugar de abordarlos como los servicios públicos necesarios que son, diría incluso indispensables, y que deberían presentarse junto con el producto, cuando lo promocionan en el mercado…   Hay muchas maneras de hacer bien todo esto, y todas tienen en común la necesidad de voluntad política para llevarlas adelante.     En este punto tenemos la obligación de reconocer que las complejidades de estos sistemas, la existencias de otras problemáticas mas urgentes, la existencia de muchos intereses económicos afectados, y la precariedad estructural que existe en este momento en muchos estados, son las principales causas de que todavía no podamos ponernos a pensar y resolver efectivamente estos temas… pero tenga paciencia, y participe, que inexorablemente van a llegar…  (Mientras tanto, Ud. trate de generar la menor cantidad de pilas posibles, y guarde la botellita…)

Para el reciclado, transformación, tratamiento o disposición final de las pilas agotadas, debe existir primariamente un método comunitario eficiente de captación y segregación.  Las pilas luego deben “desarmarse” y separarse los componentes que sean útiles, (existe variada y suficiente tecnología para esto). Así luego se tendrán 2 corrientes, la de Materiales Aprovechables y el Descarte.  El material aprovechable pasa a ser insumo de un nuevo proceso, y podemos decir entonces que ¡nunca fueron un residuo, sino que son un recurso![7] Debemos resaltar como beneficio adicional a éste proceso, que los nuevos productos (sean nuevas pilas u otras cosas) que fueron hechos con estas materias primas recuperadas, no requirieron de una explotación minera para ser extraídos vírgenes de la naturaleza (que además, si el proceso de extracción minera no se realiza adecuadamente, resulta muy contaminante)[8].  por el otro lado, el descarte debe ser reclasificado, y posteriormente Tratado y Dispuesto en forma adecuada.    Si el descarte continúa conteniendo metales pesados, será clasificado como Peligroso.    Debemos entender que estos átomos son elementos indivisibles de la naturaleza, que no pueden ser destruidos (como una molecula orgánica por ejemplo), y entonces solo podrán formar parte de distinto tipos de moléculas, o estar en estado metálico.      Lo que se hace en estos casos es garantizar su inmovilización y/o encapsulamiento (por variadas técnicas), y puestos en lugares seguros que ofrezcan protección adicional para evitar su migración al suelo (como los rellenos de seguridad), pero siempre van a estar ahí…! ¡Ahí…, está todo bien!

Afortunadamente podemos ver en la actualidad que en muchas ciudades de Latinoamérica, de a poco,  se están incorporando sistemas de Gestión Integrales de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), pero lamentablemente vemos que estos sistemas aún  no incorporan esta importante corriente de “Residuos Peligrosos Urbanos” (RPU), y que habitualmente se disponen “sin segregar” , con el resto del descarte urbano…     En Argentina existe una suerte de vacío o incoherencia legal con relación a ésta corriente, ya que las ciudades no pueden se calificadas como “generadoras de residuos peligrosos” [9] según lo definen las leyes, pero tampoco están debidamente reglamentadas en el marco de las leyes de Residuos Sólidos Urbanos [10].

Personalmente opinamos que sería muy recomendable instalar este debate, para que los estados incorporen al análisis de sus Sistemas de GIRSU, ésta crítica corriente de residuos, buscando en algún momento lograr segregarla adecuadamente del resto de los RSU para reducir el “Índice de Riesgo” de los Residuos Urbanos!.      Los RPU alcanzan en promedio cerca del 1% del total de los residuos de una ciudad (valor muy importante si ponderamos la “peligrosidad”).

Para finalizar quisiéramos volver a hacer énfasis en que “la generación de Residuos Sólidos Urbanos es un Fenómeno que tiene su origen en la generación individual y Familiar”, y que debemos comprender y asumir la correspondiente responsabilidad.  Cada consumidor es el que define, conciente o inconscientemente, la cantidad y el tipo de residuo que genera, a partir de lo que consume, y como lo aprovecha y/o reutiliza, y como participa de los sistemas que se implementan en su ciudad, donde desarrolla su vida.    Incorporemos el hábito de prestarle atención a lo que estamos desechando, pensando en como reducirlo, y qué va a pasar con él después,       haciendo la parte que nos toca…



[1] ver en http://es.wikipedia.org/wiki/Pila_el%C3%A9ctrica

[2] Éste servicio publico de GIRS,  no solo significa la recolección de los residuos, sino un Servicio con abordaje integral y controlado que incluya el sostenimiento y seguimiento de los circuitos posibles de reciclado, el  adecuado tratamiento del residuo inevitable, y su correcta disposición final, así como la educación sostenida de la población.  También debe contar con estructura para actuar sobre la oferta de productos en el mercado que luego no encuentran adecuada gestión de sus residuos, y contaminan el ambiente y enferman a la población. Deberíamos mirar todo esto mas naturalmente, como el servicio de agua potable, y el servicio de saneamiento, o el de electricidad, o de gas, etc..

[3] y aprender bien como cargarlas para aumentar su vida útil

[4] No es mala idea pensar además en como nos influye internamente el ritmo que propone el sistema de vida actual, afectando hasta pequeñas decisiones como estas

[5] se llama así a la vehiculización de componentes como los metales pesados, que por la vía  líquida que ofrecen los “jugos” que segregan naturalmente los residuos en su proceso de descomposición, fluyen al suelo, y a través de él

[6] muchos lugares padecen aún esta vital carencia

[7] Esta es una estrategia utilizada exitosamente en Japón con todos los materiales reciclables. En la educación ambiental que se imparte, se acentúa mucho en mostrar a estas corrientes como Recursos, nunca como residuos que vuelven…

[8] Cuando se realizan los análisis de viabilidad económica de este tipo de proyectos de reciclado, debería agrandarse el foco (estado), e incluir “en las cuentas”, los costos evitados por no tener que remediar un impacto por extracción minera, etc…

[9] Sea en el marco de los requisitos de la ley nacional Nº 24051, y Dts Reg, como de la Ley de la Pcia de Bs As, Nº11720.

[10] Ley Nacional  Nº25916, y DR, o  Ley pcia de Bs As Nº13592 (sin DR aún)…

6 Responses to “¿Que Hacemos con las PILAS?”

  1. 1
    Cecilia:

    yo quiero saber a dónde llevarlas, las tengo en frascos hace años. gracias

  2. 2
    admin:

    Hola Cecilia !… Esta bueno que las estes guardando adecuadamente, y estaría muy bueno también que existieran circuitos sustentables para recibirte las pilas, y reciclarlas o darles adecuado tratamiento y disposición… pero en Argentina no existe aún nada serio y masivo, por lo que, lamentablemente, por ahora, solo podes seguir acumulándolas en botellas como lo estas haciendo, o en su defecto, si por alguna razon no podes seguir guardandolas, asegura bien la tapa, y si podes, cementala o ponele arena, y disponela con el resto de los residuos (de esta manera no va a lixiviar, y va a funcionar como un bulto inerte, en la gran masa de residuos). Pero insisto en que esto es un paliativo. Por otro lado, te invito a tener confianza de que, con la participación de gente como vos, en algún momento vamos a dar este paso evolutivo importante como comunidad…
    Un abrazo
    Luis

  3. 3
    Carolina:

    Acabo de descubrir a su Fundación, desde ya, excelente trabajo.

    Con respecto a las pilas…hasta que no exista una gestión integrada, sólida y eficaz para este tipo de residuo peligroso, nosotros como consumidores y usuarios tenemos que poner de nuestra parte (como todo). No es enorme el espacio en nuestro hogar que necesitamos para almacenar las pilas. Podemos ahorrar plata y evitar externalizar impactos, comprando pilas/baterías recargables. Podemos exigir a los fabricantes que asuman su responsabilidad de hacerse cargo de los residuos de sus productos y antes que nada que la fabricación se desarrolle en el marco de producción limpia.

    Millones son las soluciones que hay para las problemáticas ambientales globales actuales. Millones somos lo seres humanos que ab-usamos de este planeta. ¿Por qué cuesta tanto adoptar solamente 20 de esas soluciones?.

    Gracias por la info y felicitaciones por su trabajo.
    Saludotes!
    Caro.

  4. 4
    Gavin Waskey:

    Me gusto lo que lei estare buscando el volver pronto y checar que mas hay de nuevo , son excelentes puntos de vista.

  5. 5
    admin:

    Gracias Gavin… (lamentablemente estamos renovando poco la pagina por que estamos todos desbordados de trabajo, pero comentarios como el tuyo nos motivan para hacer el sobreesfuerzo)
    Saludos

  6. 6
    cerise hood:

    olaaaa un lugar donde pueden llevar las pilas es en soriana o chedraui bueno yo cada fin de semana las llevo y las deposito ahi saludosss

Leave a Reply